Al-Anon y Alateen en acción2021-02-26T15:25:14-05:00
  • en Accion revistas

Escalando la montaña de la RSGAI

El siguiente intercambio fue aportado por una miembro de Sudáfrica quien sirvió por primera vez como Delegada a la Reunión de Servicios Generales de Al‑Anon Internacional (RSGAI). Esta es una reunión bienal de representantes de estructuras de servicios

Mi viaje hacia la serenidad

Cuando asistí a mi primera reunión de Al‑Anon, estaba en un estado de desesperación, buscando una manera de «arreglar» a mi hijo, el alcohólico. No conocía a nadie en esa reunión. Sin embargo, algunos miembros me saludaron calurosamente,

Un momento de claridad

No me afectó el alcoholismo, aunque me crie con él. Al menos, eso era lo que pensaba en ese momento. Cuando mi madre fue a rehabilitación durante mi último año de escuela secundaria, pensé con alegría: «¡Problema resuelto!

Tengo una vida asombrosa

Recientemente me había separado de mi esposo. Él tenía un problema con la bebida que estaba tratando de ignorar. Un par de mis amigos cercanos sabían algo de lo que estaba pasando en mi hogar. Unos meses antes

Una hija adulta de Al-Anon encuentra su camino

Cuando llegué a mi primera reunión de Al‑Anon, no sabía qué me pasaba. Me sentía desesperada, no por mi incapacidad para resolver el problema de un alcohólico, sino por no poder resolver mis propios problemas. Estaba en un

Es elemental

No hubo un alcohólico activo en mi vida durante más de 35 años, pero sucedió un evento de pérdida y traición que no tenía nada que ver con el alcohol. Este evento hizo que todas mis decisiones, pérdidas

Llegando lejos con un poco de sabiduría

Soy una mujer de 61 años, pero mi tiempo en Al‑Anon es corto, solo 10 meses, por lo que tengo poca sabiduría para compartir. Como soy relativamente una recién llegada, parece que hay mucho que aprender sobre Al‑Anon.

El regalo invaluable de Al-Anon

¿Qué ocurre si hay personas que conozco en la reunión? ¿Qué pensarán de nosotros? ¿Juzgarán a mi hijo? ¿Me juzgarán a mí? ¿Y si chismean sobre nosotros por la ciudad? Estas fueron las preguntas que me impidieron asistir

Recibo cuando doy

Cuando comencé a asistir a las reuniones de Al‑Anon, estaba emocional y físicamente agotada por el drama que reinaba en mi matrimonio. Tenía solo la energía suficiente para ir y regresar de las reuniones. Le había pedido a

La esperanza me mantuvo en marcha

Cuando vine por primera vez a Al‑Anon, supe que estaba en el lugar correcto al escuchar la Bienvenida sugerida de Al‑Anon. Cuando el coordinador de la reunión leyó: «Los que vivimos o hemos vivido con un problema de

Go to Top