Al-Anon y Alateen en acción2021-08-31T11:28:01-04:00
  • en Accion revistas

Anteponer los principios a las «reglas»

A medida que he madurado en el aspecto de ser consciente de mí misma y de confiar en un Poder Superior, descubro que estoy más relajada al tomar decisiones en ausencia de reglas estrictas y una estructura rígida.

Responder a la recaída de mi hijo

Mi hijo recayó, y yo también. Como había hecho antes de estar en Al‑Anon, sentí lástima por mí misma y deseé que mi hijo fuera diferente. Pensé obsesivamente en lo que podría decirle para que las cosas fueran

Es un lugar seguro

No he ignorado la ironía de que el mismo lugar donde dejaba a mi hija para que asistiera al salón preescolar hace 14 años es ahora el lugar donde asisto a las reuniones de Al‑Anon debido a su

Todavía aprendo y crezco

Asistí a mi primera reunión de Al‑Anon en Harare, Zimbabwe, en 1979. Desde entonces, el programa me ha ayudado a superar muchas crisis, incluido el suicidio de mi hijo a los 18 años en 1994 y la muerte

Me sentí mejor desde el principio

Estaba nerviosa porque iba a mi primera reunión de Al‑Anon. Pero sentía que no tenía nada que perder. Había tocado mi fondo emocional y estaba perdiendo la cordura. Fui infeliz la mayor parte de mi vida. Sentía vergüenza

Practicar la seguridad personal

Después de que fui agredida sexualmente por el hombre cuyo alcoholismo me llevó a Al‑Anon, hablé sobre mi experiencia en una reunión. Un par de miembros respetuosos de Al‑Anon se acercaron a mí con compasión. Yo era una

Me siento cómodo al escuchar mi propia voz

Compartir en reuniones siempre ha sido muy difícil para mí. Tiendo a no hablar mucho en las reuniones. Mi tendencia natural es aislarme, tanto cuando las cosas van bien como cuando estoy luchando con algo. A medida que

El mejor «yo» que pueda ser

Me crie en el Medio Oeste. La sexualidad y la vergüenza iban de la mano para mí. Ser gay significaba que había algo erróneo en mí cada vez que conocía más íntimamente a alguien. Era mejor ser alcohólico

Go to Top