Aunque es posible dejar de beber, el alcoholismo no tiene cura. Tal como la diabetes, el alcoholismo puede detenerse, pero no curarse. Un sólo trago podría desatar nuevamente la compulsión.

2017-07-21T11:45:49+00:00 julio 21, 2017|0 Comments

Dejar un comentario