Entré a la reunión y escuché a la gente contar una historia que me era familiar

Los efectos de crecer en una familia alcohólica me golpearon duro. Sabía que necesitaba ayuda, pero me daba vergüenza admitirlo. Una amiga me pidió que fuera a una reunión de Al-Anon con ella, y estoy muy contenta de que lo hiciera.

Entré a la sala y escuché a la gente contar la misma historia que yo tenía. Por primera vez en mi vida no tuve que fingir que lo sabía todo. Pude sentarme a escuchar, y el alivio que sentí fue increíble. Nadie esperaba nada de mí. Lo que tenía que hacer era simplemente asistir.

Por Christina F. – Oregón
Al-Anon se enfrenta al alcoholismo 2016

2017-07-27T13:58:54+00:00 septiembre 10, 2015|Categories: Para padres alcohólicos|0 Comments

Dejar un comentario