Al-Anon se trata de hacer cambios

Puedo identificar de inmediato cuando estoy ante una familia que enfrenta alcoholismo debido a la energía de ansiedad que hay en el ambiente. La adicción no es algo lógico, no es algo linear y tampoco es personal. Sé cuán difícil es para las familias escuchar esto, porque para ellos es absolutamente personal. El alcoholismo los afecta muy profundamente en los niveles físico, emocional y espiritual.

Por lo tanto, responder de manera reactiva —y usar la lógica y la persuasión para un problema como éste— puede ser sumamente frustrante, incluso exasperante. Sé que puedo ser de ayuda como profesional, y he dedicado mi vida a intentarlo. Sin embargo, lo que Al‑Anon ofrece es algo muy diferente.

Nada sustituye a la experiencia, y sé que mis clientes encontrarán en los salones de recuperación de Al‑Anon el cálido sentido de paz y comprensión que proviene de la gente que sabe. Dentro de cada salón de recuperación de Al‑Anon existe la experiencia compartida de cada persona que está presente o ha pasado por allí. Y ese grupo es parte de una tradición más grande que tiene más de 65 años y sigue creciendo. La declaración «No estás solo o sola» apenas comienza a describir esto.

Además de proveer un ambiente seguro y sin juicios, Al‑Anon opera dentro de una estructura amable que a menudo sirve como un refugio seguro para las familias que tienen mucha agitación y turbulencia. Las reuniones ocurren en el lugar previsto, y comienzan y terminan a tiempo. Los Pasos y las Tradiciones están en su lugar y la literatura que está disponible ha sido aprobada por Al‑Anon. Esto puede quitarle un gran peso de encima a las almas que llegan agotadas, porque la estructura provee seguridad y consistencia. Esto permite tener el espacio para el trabajo requerido para los cambios. Todo en Al‑Anon se trata de hacer cambios. Finalmente, hay un lugar seguro para los seres queridos. Todo se trata acerca de ellos y, en Al‑Anon, así es que se supone que sea.

Desarrollar la capacidad para cuidarnos más a nosotros mismos, la habilidad de crear estructuras de apoyo y la idea de relacionarnos con algo más grande que nosotros mismos son aspectos importantes de Al‑Anon. Las vidas de los familiares se vuelven muy pequeñas con el tiempo. Este es, desafortunadamente, un producto derivado de todo el uso del tiempo y de las energías física y emocional necesarios para poder sobrevivir. Tristemente, la supervivencia, que es el instinto más básico, es a veces lo más que pueden esperar los alcohólicos y sus familias.

Asistir a Al‑Anon les ha dado a mis clientes un sentido renovado de esperanza, un círculo de apoyo más grande, y la capacidad para cuidar de sí mismos y establecer límites saludables. Cuando los miembros de la familia están en recuperación, sus actitudes y comportamientos cambian, ya sea porque tienen una intención consciente o simplemente porque están involucrados en el proceso. Como fruto de la experiencia de Al‑Anon, veo regularmente cambios en los alcohólicos que ellos aman. Siempre que una persona cambia su comportamiento hacia otra persona, toda la interacción o la reacción también cambia.

Como terapeuta profesional, me sorprendo constantemente por la transformación poderosa que las personas experimentan en Al‑Anon. Ya no están meramente sumidas en el problema, también están concentradas en una solución y empoderados de una manera que puede ser muy liberadora.

Siempre me siento confiado cuando recomiendo a Al‑Anon, y continuaré haciéndolo en el futuro.

Por Eugene (J.R.) Lombardo, Trabajador social clínico licenciado
Consejería y psicoterapia
White Plains, Nueva York
Al-Anon se enfrenta al alcoholismo 2019

2018-09-28T14:37:18+00:00septiembre 27, 2018|Categories: Profesionales, SAFA|

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.