Uno de ellos queda en nuestros registros, y el otro se le envía a Ud. Estos documentos son los que requiere la ley como garantía de que protegemos nuestros materiales amparados por el derecho de propiedad literaria.

2018-01-02T17:20:01+00:00 enero 2, 2018|0 Comments

Dejar un comentario